© 2019 Silvia González Delgado

Cuando duele el alma

 

No hay un armamento efectivo con el cual vestir a nuestros hijos contra las drogas, porque la adolescencia y la juventud se van viviendo como se va pudiendo, porque nadie tiene los padres maduros y perfectos que los senadores creen que tienen. Usted, lector, lectora, puede darles atención y amor a sus hijos, pero no puede evitar que su círculo de amigos sean marihuanos legales y le inviten y le convenzan y le regalen y le enganchen. Y otra vez le inviten, y que su hijo este en un mal momento emocional y otra vez le inviten, y tal vez su hijo sea de voluntad fuerte y le insistan, y se burlen de él por santurrón, y la chica que le gusta si fuma y le ofrece, y  tanto va el cántaro al agua hasta que se quiebra.

 

 Hablar del peligro de las drogas con los hijos es intentar hacer reflexionar a una pared sostenida por el criterio de sus amigos, de las redes, de los artistas;  y de nada sirve que usted le explique que las drogas deshacen las neuronas y que va a quedar hecho un tonto y lo lleve a un centro de rehabilitación a ver a los tontos, porque no lo va a entender, simple y llanamente porque fumar marihuana es legal. 

 

Y nuestros hijos nos dirán que estamos pasados de moda, (como si las drogas las acabaran de inventar) y que fumarse un porro cada tercer día no causa adicción, y es verdad no la causa a menos que lo multipliques por diez años dos

veces a la semana, cuando ya de feliz hábito se volvió adicción peligrosa. 

  

Lamento que nadie les haya dicho a los senadores que sus propios hijos y nietos se verán inundados de marihuana en las fiestas, y que será imposible convivir, en esas fiestas, solo observando.

 

 ¡Ah esta raza nueva de MORENA! me da pena que estén tratando de inventar el hilo negro.

 

 Ahora en las fiestas repletas de tequilas, vodka de papa y cigarros con amoniaco habrá un platillo más para degustar: marihuana.

 

Un gran futuro espera a nuestros jóvenes maduros emocionalmente porque para los que no tienen control sobre sus emociones está la marihuana legal.

 

Legalizar la marihuana en beneficio de unos cuantos es una aberración, una ruleta rusa, mugre sobre México, dolor en el alma de las madres que hoy arrullan a sus hijos.

 

www.silviagonzalez.com.mx

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Libros
Please reload

Please reload

Categorías
Archivo
Tags