© 2019 Silvia González Delgado

Edificios que nos pican los ojos

October 6, 2017

 

 

¿Cuál es la diferencia entre las bonitas ciudades estadounidenses y las atiborradas urbes mexicanas? La planeación urbana. Los empresarios chihuahuenses están construyendo edificios por el periférico de la Juventud, embarrados al pavimento, con una banqueta tan escasa que llama a la risa su ausencia de estética urbanista, se desentienden de lo que significa el hacinamiento y en busca de ganancias se obligan a sí mismos, a sus familias y a los demás, a transitar, durante el interminable futuro, unos encima de otros. Es muy sano echarle la culpa al Gobierno porque las instituciones que se dedican a la planeación urbana permiten, por ignorancia y ambición, este empalmar, pero es triste ver esa hambre, en los hombres de negocios, de robarle hasta el último metro de tierra a la estética de la ciudad. La construcción que más sorprende es un edificio casi enfrente del Boliche, parece que nos pica los ojos, solo tiene un metro de banqueta y está pegado al periférico. Ojalá y las nuevas autoridades, quienes viven por estos rumbos y pasan por ahí dos o tres veces por día, lo noten y pongan orden; con estas construcciones la corrupción se expresa por si misma.

 

Todos los presidentes municipales de Chihuahua seguro que conocen los Estados Unidos, (el puesto da para eso y más) y, si tienen conciencia social, han admirado las calles ordenadas y amplias de sus ciudades, pero ninguno ha promovido los lineamientos para que en el futuro Chihuahua se les parezca en confort y amplitud. A un lado del Hospital Ángeles (CIMA) hay otra gran construcción que formará un amplio centro comercial para los ricos mientras la banqueta queda muy estrecha para los pobres que, cansados de una larga jornada de pago insuficiente, ni siquiera pueden esperar cómodamente los malos autobuses; indiscutiblemente los espacios marcan las jerarquías. Algunos edificios del Periférico de la Juventud tienen tan estrechos sus estacionamientos que no parecen diseñados por los jóvenes arquitectos, salidos de las caras y rimbombantes escuelas que presumen, donde no aprendieron que el elemento más importante en la construcción es la Ética.

 

La ciudad de Chihuahua crece destartalada, como por mientras, por donde puede, peleando cada uno su pedazo de tierra en vez de hacer equipo para repartirla mejor; recibiendo billones de impuestos prediales por cada ser humano que la pisa, que la construye mal o bien; y es hasta que suceden las contingencias, los temblores, las inundaciones, cuando se muestra al mundo nuestra falta de planeación, la ausencia de solidaridad con el otro al no respetar las leyes y construir correctamente. Un ejemplo que da pena es la Avenida La Cantera, después del puente del Periférico de la Juventud, sin calles laterales pero atiborrada de locales comerciales.

 

Querido lector es bueno mostrar la solidaridad en las tragedias, pero es mejor ser solidario y ético siempre.

NAMASTE

 

www.silviagonzalez.com-mx

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Libros
Please reload

Please reload

Categorías
Archivo
Tags