© 2019 Silvia González Delgado

Análisis de puestos y tropezar con la misma piedra

 

Somos nuevos en el mundo, apenas hace cuarenta años surgió la materia de Recursos Humanos y todavía el Análisis de Puestos se tardó un poco más. Vivir cerca de Estados Unidos, en estos casos, nos ayuda a estar a la vanguardia porque su naturaleza innovadora y práctica, de inmediato, pone a trabajar sus nuevas teorías que luego comparte con el mundo, y por estar cerca nos llegan más pronto.  El Análisis de Puestos define las tareas de un puesto y selecciona al mejor candidato para ello, toda una ciencia. Esta forma científica dejó atrás la corazonada para seleccionar al personal.

En Estados Unidos apenas nace una teoría y se lleva a la acción, para los  años ochenta cuando yo estudiaba, sin comprender mucho, el método del Análisis de Puestos, ellos ya lo habían implementado en muchas de sus compañías, mientras aquí los dueños de las empresas mexicanas solo usaban el “feeling” y la solicitud de trabajo para llenar sus vacantes.

Nuestros gobernantes están como estos viejos empresarios mexicanos, se han quedad en la edad de piedra en el Análisis de Puestos y acomodan a amigos, a recomendados, a quienes les deben un favor o  aquellos que los llevaron al poder, sin darse cuenta que el costo en metidas de pata es alto para ellos, para su propio partido y para el que paga todo: el pueblo.   Así es como vemos a un empresario que ni siquiera estudió en el sistema federal, sino en el Tecnológico de Monterrey como Secretario de la educación pública en Chihuahua. Craso error. Aprender el manejo de una secretaría no es fácil, para entender sus vicios y sus oportunidades de mejora se necesita alguien que provenga de ese sector, o que cuando menos haya estudiado en ese sistema.  Sobre todo, tratándose de la secretaría que considero más importante porque nuestros educandos son la oportunidad de mejorar el futuro.

¿Cuál es el perfil de un Secretario de Educación? Le dejo esta pregunta para que la conteste, querido lector,  pero tenga por seguro que no es Administración de Empresas en la escuela privada más cara del estado y mucho menos egresar de la Universidad Iberoamericana como el  joven Nuño, Secretario de la SEP  a nivel nacional,  quien se gasta en una tarde de café los diez mil pesos al mes que es lo que gana en promedio (hay quienes ganan menos) un maestro de primaria, restándole por supuesto la sangrante cuota sindical cuyo fin lo conocemos de sobra en Elba Esther Gordillo, vergüenza de mi género.     

¿Qué mantiene a los maestros de Chihuahua callados sobre las injusticias de su propio sindicato, la Reforma Educativa que finalmente es laboral y la imposición de un Secretario que ni siquiera aprendió a leer con maestros egresados de Escuelas Normales?  El hambre, querido lector, el miedo a perder el trabajo, cosa que no conocen algunos.  

¿Hubo Reclutamiento y Selección, el primer paso del Análisis de Puesto, para llenar la vacante? No lo creo. La Ciencia del Trabajo no se formó de la noche a la mañana, comenzó en la Revolución Industrial, siglos después Frederick Taylor fue el padre de la Organización Científica del Trabajo, luego Henry Fayol, Henry Ford, y tantos otros que se devanaron los sesos porque sabían que el costo de imponer un amigo en un puesto de trabajo traerá más problemas que venturas.

 

El Análisis de Puestos es una ciencia probada, ojalá se aplicara en nuestro Gobierno o que nuestro Gobierno se aplicara para evitar tropezarse con la misma piedra y que deje de haber en nuestras mesas pan con lo mismo. 

 

  NAMASTE

www.silviagonzalez,

 

  

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Libros
Please reload

Please reload

Categorías
Archivo
Tags