© 2019 Silvia González Delgado

Paco Taibo y Miguel

 

Paco Ignacio Taibo es un escritor de excelencia, lo dicen sus cientos de textos; ha escrito novela, ensayo, cuento, crónica, y hasta guiones de cine.  Es fundador de la asociación civil “Para Leer en Libertad” y en el 2012 se aventó la puntada de convertirse en el secretario de Arte y Cultura del Comité Ejecutivo Nacional de MORENA. Hoy me da gusto su designación como titular del Fondo de Cultura Económica, la editorial más importante sustentada por el Gobierno.

     

Paco Ignacio viste informal, es mal hablado pero bien escrito, y  sé de buena mano que para escribir un libro se requiere una organización exhaustiva, minuciosa y terca, por eso espero que desempeñe bien su papel y deje bien parado a nuestro nuevo presidente, porque, fíjese usted, amable lector, lectora, que, al más rancio estilo mexicano, AMLO, le pidió a Taibo, al oído, en un fraternal abrazo, que se hiciera cargo del Fondo de Cultura Económica. ¿Y los Análisis de Puestos para qué sirven?

 

Como Taibo es un  promotor de lectura,  esta designación pondrá de plácemes los promotores de lectura de Chihuahua, ante quienes me quito el sombrero, en especial a Miguel Valdez Aguirre, quien de lector voraz saltó a promotor, luego a organizador de los círculos de lectura aquí en Chihuahua;  y para exorcizar las angustias que se traen en el alma, desde hace años, sin miedo, sin excusa y puntualmente, promueve la escritura como catarsis en un centro de adicciones: tarea divina sin pago, sin reflectores, verdadero servicio al país. 

 

También es escritor,  poeta y un enamorado de la vida,  a quien conocí, hace diez años, precisamente, en un grupo de lectura donde me pidió que asistiera porque las señoras estaban leyendo una novela que escribí, de superación personal, sobre una madre soltera, y fue muy curiosa esa reunión porque una de las lectoras me reclamó que no castigué al  chico que embarazó  y abandonó a la protagonista;  yo le refuté que la vida es así, que hay consecuencias de tus actos, pero no castigos divinos, y como la misma novela lo anunciaba el perdón es para nosotros mismos no para quien nos hizo daño. A él no le interesaba el perdón de ella, como es en la vida real.

 

El caso es que  en esa reunión, Miguel,  nos contó su historia personal, y curiosamente, era la de un joven que si cumplió con casarse cuando su novia le avisa que está embarazada. Analizamos los pros y los contras  de esta situación y ese día se armó un gran discernimiento sobre el tema.

 

Creo que los promotores de lectura saben que para homologar las clases sociales no se necesita quitar a los ricos para dar a los pobres sino promover la lectura y el análisis. 

 

Que sea un acierto la designación de Paco Ignacio Taibo en el Fondo de Cultura Económica, aunque no quiera usar corbata,  y que se derramen sus acciones hasta nuestro estado tan necesitado de lectura. 

SILVIA GONZALEZ DELGADO 

 

 

  

 

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Libros
Please reload

Please reload

Categorías
Archivo
Tags