© 2019 Silvia González Delgado

2 de diciembre se abre la caja de Pandora

 

A casi un mes de que entre en funciones reales nuestro nuevo presidente, las expectativas son altas para los morenistas, esperanzadoras para los simpatizantes, combativas para los de otros partidos, inexistentes para los pobres, indiferente para los delincuentes y tímidas para los realistas como yo, (de que quiero creer, quiero). Las buenas intenciones como las incongruencias se le amontonan a Andrés Manuel y en algunos de sus funcionarios la prepotencia ya hizo de las suyas tal es el caso de Jiménez Espriú que ingresó a una propiedad privada como el futuro Secretario de Comunicaciones y Transportes, y como lo echaron, levantó el dedito y juró volver el 2 de diciembre a revisar el orden en esa empresa. 

El temor de la Cuarta Transformación se suma a mi deliciosa estabilidad económica, ganada, a mis cincuenta años, con días que comienzan a las 6.30 y dan fin, con un buen libro, a las 12 de la noche. ¿Y si esto se acaba? Me pregunto.

 

México es un lugar perfecto para salir adelante estudiando y trabajando, lo creo porque esa es mi historia personal; nunca tuve una beca siquiera, y vaya que lo necesitaba. 

 

Temo que, en algunos años, la desilusión (porque la habrá como la hubo del PAN) del país prometido nos lleve a la anarquía, y que comience una cacería de brujas para culpar a alguien, COSA que  funciona muy bien para los malos políticos y ha sido utilizado en otros países.

 

De naciones donde se ha perseguido justicia y libertad, y se termina, precisamente, con esa justicia y libertad, está llena la historia del mundo. 

 

La corrupción no se combate con leyes para hacer cumplir las otras leyes, ni con instituciones que generan más sueldos y corrupción, sino con capacitación intensiva en ética y honorabilidad en los adultos, y educación temprana en los niños. Pero, ha, en el circo de la política nadie piensa en educar a las nuevas generaciones en la honorabilidad, craso error: todo lo demás es inútil.

 

 Amable lector, lectora, las cosas caen por su peso y el próximo diciembre se abrirá la caja de Pandora, entre todo lo que saldrá viene también el espíritu de la esperanza.

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Libros
Please reload

Please reload

Categorías
Archivo
Tags